El Burj Khalifa

El Burj Khalifa

El Burj Khalifa es indiscutiblemente el edificio más alto del mundo. Contiene casas de lujo, empresas internacionales y, por supuesto, un elegante hotel Armani. A 830 metros de altura. ¡Conoce más!


Situado en el centro de la ciudad de Dubái, ha sido descrito como «una ciudad vertical» y «una maravilla viviente». Es el Burj Khalifa: el edificio más alto del mundo. Construido por la compañía dubaití Emaar Properties PJSC, el Burj Khalifa surge con elegancia de la arena del desierto para honrar a la ciudad con una extraordinaria mezcla de arte, ingeniería y exquisita artesanía. La altura del Burj Khalifa, de 828 m y equivalente a la de un edificio de 200 pisos, alberga 160 plantas habitables (más que cualquier otro edificio del mundo). Esta maravilla arquitectónica moderna tiene también en su lista 7 récords mundiales,  además de ser la estructura independiente más alta del mundo, el Burj Khalifa también tiene el récord mundial de la mayor distancia de viaje en ascensor y el restaurante más alto del mundo.

 

La torre se inauguró el 4 de enero de 2010, coincidiendo con el cuarto aniversario del día de la coronación de su alteza el jeque Mohammed Bin Rashid Al Maktoum, vicepresidente y primer ministro de EAU y soberano de Dubái.


¿De qué está hecho el Burj Khalifa?

¿De qué está hecho el Burj Khalifa?

La construccion del Burj Khalifa supuso el uso de 330.000 m3 de concreto, 39.000 toneladas métricas de armazones de acero, 103.000 m2 de vidrio, 15.500 m2 de acero inoxidable gofrado y 22 millones de horas de mano de obra, cifras todas ellas sin precedentes en el sector.

La planta del edificio, en forma de Y, resulta ideal para el uso residencial y hotelero, ya que maximiza las vistas al exterior y fomenta la penetración de luz natural. Vistas desde la parte superior o desde la base, las puntas de la Y evocan cúpulas bulbosas, tan características en la arquitectura islámica. Durante el proceso de diseño, los ingenieros optaron por girar el edificio 120 grados en relación con su posición original con objeto de reducir la resistencia a los vientos preponderantes. En términos arquitectónicos, el edificio parte de una sólida base cuya manifestación se funde en una sección intermedia vertical expresado empleando placas de metal proyectado (acero inoxidable pulido) y vidrio. Esta sección contiene exclusivamente elementos verticales con el fi n de evitar que la fina arena que viaja suspendida en el aire de Dubái pueda acumularse en las superficies horizontales.

Datos de interés acerca de la construcción

El Burj Khalifa es un auténtico producto de la colaboración internacional: más de 60 expertos y 30 contratas de todo el mundo participaron activamente en el proyecto. En el momento álgido de la construcción acudían diariamente a trabajar más de 12.000 profesionales y especialistas procedentes de más de 100 países. El desplazamiento de personal y materiales se llevó a cabo empleando las grúas de construcción de alta capacidad más rápidas del mundo; su velocidad alcanza los 2 m/s (120 m/min).

Los cimientos, de concreto y acero, compuestos por 192 pilares y enterrados a más de 50 m de profundidad, exigieron el uso de 45.000 m3 de concreto y su peso asciende a más de 110.000 toneladas métricas. El Burj Khalifa supuso el uso de 330.000 m3 de concreto, 39.000 toneladas métricas de armazones de acero, 103.000 m2 de vidrio, 15.500 m2 de acero inoxidable gofrado y 22 millones de horas de mano de obra, un auténtico récord en el sector de la construcción. Si se colocara en línea recta todo el acero reforzado que contiene la torre, se alcanzaría una distancia equivalente a más de la cuarta parte de la circunferencia del planeta. El concreto empleado permitiría construir un andén de 1.900 km de longitud y su peso es igual al de 110.000 elefantes. El peso del edificio vacío es de 500.000 toneladas métricas.

 

Con 512 m, la torre ostenta el récord mundial de instalación de una fachada de aluminio y vidrio a mayor altura. El peso total del aluminio instalado en el Burj Khalifa equivale al de cinco aviones A380; la longitud total de las placas del remate de acero inoxidable cubriría 293 veces la altura de la Torre Eiffel de París.

 

El interior se inspira en la cultura local, respetando el carácter residencial e internacional del edificio. Su diseño se compone de vidrio, acero inoxidable y piedra pulida de colores oscuros, elegantemente combinados con piso de travertino gris, paredes de estuco veneciano, alfombras hechas a mano y piso de piedra.

 

Se emplearon más de 26.000 paneles de vidrio para crear el revestimiento exterior del Burj Khalifa. La tarea estuvo a cargo de más de 300 especialistas en revestimiento procedentes de China que fueron contratados específicamente para supervisar las tareas de revestimiento de la torre.

La ceremonia de inauguración del Burj Khalifa contó con un espectáculo en el que se emplearon 10.000 juegos pirotécnicos, rayos luminosos y efectos de sonido, luz y agua. Las 868 potentes luces estroboscópicas integradas en la fachada y la espiral reprodujeron una coreografía luminosa en la que participaron más de 50 combinaciones diferentes de efectos de otros tipos.

36 trabajadores necesitan entre tres y cuatro meses para limpiar la totalidad de la fachada exterior empleando todos los equipos de mantenimiento del edificio.


Datos de interés acerca de la construcción

El Burj Khalifa es un auténtico producto de la colaboración internacional: más de 60 expertos y 30 contratas de todo el mundo participaron activamente en el proyecto. En el momento álgido de la construcción acudían diariamente a trabajar más de 12.000 profesionales y especialistas procedentes de más de 100 países. El desplazamiento de personal y materiales se llevó a cabo empleando las grúas de construcción de alta capacidad más rápidas del mundo; su velocidad alcanza los 2 m/s (120 m/min).

Los cimientos, de concreto y acero, compuestos por 192 pilares y enterrados a más de 50 m de profundidad, exigieron el uso de 45.000 m3 de concreto y su peso asciende a más de 110.000 toneladas métricas. El Burj Khalifa supuso el uso de 330.000 m3 de concreto, 39.000 toneladas métricas de armazones de acero, 103.000 m2 de vidrio, 15.500 m2 de acero inoxidable gofrado y 22 millones de horas de mano de obra, un auténtico récord en el sector de la construcción. Si se colocara en línea recta todo el acero reforzado que contiene la torre, se alcanzaría una distancia equivalente a más de la cuarta parte de la circunferencia del planeta. El concreto empleado permitiría construir un andén de 1.900 km de longitud y su peso es igual al de 110.000 elefantes. El peso del edificio vacío es de 500.000 toneladas métricas.

 

Con 512 m, la torre ostenta el récord mundial de instalación de una fachada de aluminio y vidrio a mayor altura. El peso total del aluminio instalado en el Burj Khalifa equivale al de cinco aviones A380; la longitud total de las placas del remate de acero inoxidable cubriría 293 veces la altura de la Torre Eiffel de París.

 

El interior se inspira en la cultura local, respetando el carácter residencial e internacional del edificio. Su diseño se compone de vidrio, acero inoxidable y piedra pulida de colores oscuros, elegantemente combinados con piso de travertino gris, paredes de estuco veneciano, alfombras hechas a mano y piso de piedra.

 

Se emplearon más de 26.000 paneles de vidrio para crear el revestimiento exterior del Burj Khalifa. La tarea estuvo a cargo de más de 300 especialistas en revestimiento procedentes de China que fueron contratados específicamente para supervisar las tareas de revestimiento de la torre.

La ceremonia de inauguración del Burj Khalifa contó con un espectáculo en el que se emplearon 10.000 juegos pirotécnicos, rayos luminosos y efectos de sonido, luz y agua. Las 868 potentes luces estroboscópicas integradas en la fachada y la espiral reprodujeron una coreografía luminosa en la que participaron más de 50 combinaciones diferentes de efectos de otros tipos.

36 trabajadores necesitan entre tres y cuatro meses para limpiar la totalidad de la fachada exterior empleando todos los equipos de mantenimiento del edificio.


Diferentes entradas para visitar el Burj Khalifa


El Burj Khalifa está lleno de cosas. Si solo te interesan las vistas, opta por entradas de las plantas 124 y 125, o de las plantas 124, 125 y 148. Estas son perfectas para disfrutar de vistas panorámicas con telescopios que te permiten verlo todo en detalle.

 

El acceso a la planta 148 vale la pena si quieres aprovechar al máximo la experiencia: cuenta con vistas realmente increíbles desde la plataforma de observación más alta del Burj Khalifa y generalmente tiene menos visitantes que las plantas inferiores.

 

The Lounge es perfecto para tomarte algo para comer o beber a gran altura. Es el más alto del mundo y está repartido de las plantas 152 a la 154. Se ofrece repostería, postres deliciosos y una gran selección de tés y cafés. Elige las entradas Champán a la puesta de sol o Té por las nubes en The Lounge para disfrutar de la terraza.

 

Las entradas para Burj Khalifa + Dubai Aquarium son perfectas para las familias y también puedes visitar con el Go Dubai City Pass.

 

Asegúrate de venir una hora antes para subir a la parte más alta, ya que es probable que haya colas para los ascensores, a menos que tengas entradas para el Burj Khalifa con acceso sin colas. Los ascensores suben a 35 km/h y alcanzan la plataforma de observación en aproximadamente un minuto, ¡lo cual es super rápido teniendo en cuenta que es la torre más alta del mundo!

 

Las vistas son asombrosas a cualquier hora que visites, pero si quieres evitar las colas y las aglomeraciones, es mejor usar las entradas del Burj Khalifa a primeras horas del día (8:30-10:00), a primera hora de la tarde (13:30-15:30) o después de las 20:30 cuando ya se hayan marchado los que han venido a ver la puesta de sol.

 

La puesta de sol en Dubái es entre las 17:30 y las 19:00 dependiendo de la época del año. Si buscas esas mágicas vistas del atardecer, planifica llegar al menos una hora antes. Así tendrás tiempo de llegar cuando todavía es de día.


Hay restaurante en la torre

 

Cenar en un restaurante del Burj Khalifa es una de las mejores cosas para hacer en Dubái. Admirar las vistas de las fuentes de Dubái y el Burj Park mientras comes algo delicioso es una experiencia que no olvidarás nunca.

 

Atmosphere es el más elegante de todos: en lo alto de la planta 122, tienes garantizado un servicio de primera clase, buena comida y un ambiente incomparable. Tendrás que reservar con antelación.

 

The Lounge en las plantas 152 y 154 te ofrece una experiencia menos extravagante, pero igual de deliciosa. Elige las entradas "Té en las nubes en The Lounge" y disfruta de pasteles, bollería y champán con visita a las plantas 152, 153 y 154 del Burj Khalifa.

 

Armani Deli es un restaurante gourmet de inspiración italiana ubicado en la planta baja del Burj Khalifa. Sirve de todo, desde simples aperitivos hasta un delicioso brunch los viernes. Además, también es famoso por el café de oro de 24 quilates. 


Código de vestimenta


Cualquier cosa que sea más grande que una bolsa o bolso pequeño tendrás que dejarla en el guardarropa y recogerla al marcharte. También tendrás que dejar los cochecitos. No se permite entrar con comida ni animales. ¡Lo sentimos perros y gatos, este lugar es solo para humanos!

 

Si tienes una reserva en Atmosphere, recuerda ponerte un vestido elegante, falda, camisa de vestir, pantalones, traje, etc. Los mejores hoteles no te permitirán entrar con pantalones cortos o camisetas sin mangas. Durante el día, en el resto de plantas, puedes ponerte ropa normal.

 

El Burj Khalifa es indiscutiblemente el edificio más alto del mundo. Contiene casas de lujo, empresas internacionales y, por supuesto, un elegante hotel Armani. A 830 metros de altura, es un verdadero testimonio del ingenio humano. Solo las plantas 124, 125 y 148 están abiertas al público. Como te puedes imaginar, las vistas desde este monumento, situado en un desierto junto al océano, son bastante espectaculares. ¡No te las pierdas con las entradas del Burj Khalifa y por supuesto Vamos Viajando te lleva a éste impresionante lugar!

Preguntas Frecuentes

Las personas que visiten Egipto deben ingresar con pasaporte de una validez mínima de (6) meses a partir de la fecha de llegada. La mayoría de las nacionalidades pueden tener la visa de entrada con vigencia de (1) mes a partir de la fecha de llegada. Algunas de estos países son: Australia, Canadá, Corea del Sur, Croacia, Estados Unidos, Georgia, Japón, Macedonia, Noruega, Nueva Zelanda, Unión Europea, Ucrania, Reino Unido,  Rusia, Serbia y la mayoría de países latinoamericanos. Esta visa se adquiere en ventanilla ante de pasar por la aduana.

Debido a que tu guía turístico será un profesional de habla hispana, no es imprescindible. Sin embargo, es beneficioso aprender algunas de las palabras y frases más usadas. En caso de que desees tener contacto con los locales y explorar lugares populares, será necesario que sepas algunas palabras.

Si bien es cierto, Egipto tiene una gran cantidad de sitios históricos fascinantes, el río Nilo no se queda atrás. A bordo de un crucero, podrás experimentar navegar por uno de los ríos más famosos y llenos de historia a la vez que contemplas los más bellos atardeceres que solo en Egipto verás. Esta es una experiencia como ninguna otra.

Tomar fotos está permitido en la mayoría de los lugares a visitar, sin embargo, algunos de estos sitios cobra un monto adicional por permitir hacerlo. En algunos museos está prohibido tomar fotos.


Ver Todo